6 de abril de 2010

RECURSOS NATURALES DE LA ZONA DE LOS RIOS INAMBARI Y MADRE DE DIOS

PREÁMBULO.- Se invita a los lectores a que lean en el siguiente enlace, AYER FUE BAGUA, HOY ES MADRE DE DIOS, el antecedente a la presente entrega.
GEOLOGIA.- Geológicamente, la zona estudiada es probable que en sus orígenes haya constituido una gran cuenca de sedimentación, la cual ha sido el escenario de sucesivos hundimientos y emersiones a través de su historia geológica, lo que ha permitido la deposición de sedimentos de facies tanto marina como continental.
Las rocas que afloran en la región son principalmente sedimentarias y metamórficas. Las primeras están representadas por calizas, areniscas, lutitas, lodositas, arcillas y conglomerados y las segundas, principalmente, por cuarcitas y pizarras. La edad de estas rocas comprende desde el Paleozoico hasta el Cuaternario reciente.
Los rasgos estructurales que presenta la región estudiada guardan estrecha relación con la naturaleza de las rocas aflorantes. Las formaciones sedimentarias en el sector occidental se hallan plagadas y falladas debido a esfuerzos de tensión y de compresión durante varios ciclos de disturbamiento. En cambio, las rocas que afloran en los sectores central y oriental de la región no muestran tectonismo alguno en superficie.
Acerca de los recursos no renovables, cabe señalar que la minería metálica es la de mayor importancia; sin embargo, se caracteriza porque se circunscribe básicamente a la explotación de placeres auríferos. Los volúmenes de su producción, en 1971, fue estimado en 720 Kg. (peso bruto), cuyo valor bruto fue del orden de  los 28.8 millones de soles oro. Dichas cifras representaron, aproximadamente, menos del 0.001% del volumen de la producción bruta minera nacional y el 0.18% del valor bruto de la misma, de acuerdo con los estimados preliminares a nivel nacional para ese año.
La producción minera es adquirida por los comerciantes en diversas localidades: Quincemil, Puerto Maldonado y Cusco, desconociéndose el destino final de la misma.
La participación del subsector minero metálico en el desarrollo socio-económico de la zona reviste importancia por constituir una fuente de trabajo para sus pobladores y por los insumos que requiere del sector agropecuario. En este sentido, cabe mencionar que el numero de personas dedicadas a la actividad minera en 1971 fue de aproximadamente 1,000, lo que representó el  1.88% de las 53,000 personas estimadas en forma preliminar para dicha actividad en todo el país.
El potencial minero de la zona es desconocido; sin embargo, por estudios de campo se deduce que las acumulaciones auríferas, que se hallan ampliamente distribuidas en la zona, están estrechamente relacionadas con la erosión que soportan los filones auríferos, existentes en las partes altas de la Sierra de Carabaya, originando un constante acarreo de material aurífero hacia la cuenca del río Madre de Dios. Ello permite indicar que la zona estudiada encierra un buen potencial aurífero.
Para incrementar el desarrollo minero de la zona, se requiere que el Estado, a través de sus organismos correspondientes, instale una oficina, ya sea en Quincemil, Puerto Maldonado o Mazuco, que se encargue de suministrar información, crédito y asistencia técnica a las personas dedicadas a la extracción del oro y de la comercialización de la producción. Además, es necesario que selle a cabo estudios geológicos-mineros mas detallados y/o prospecciones geoquímicas de la cuenca del río Madre de Dios, a fin de ubicar posibles áreas para futuras explotaciones y que la Jefatura Regional de Minería del Cusco confeccione el plano catastral minero de la zona con el objeto de evitar superposiciones de denuncios o señalar aquellos que no cumplan con los requisitos legales para que reviertan al Estado para su nueva adjudicación.
Los depósitos no-metálicos se hallan principalmente en la margen derecha del río Madre de Dios. Son escasos y están conformados por canteras de agregados (arena, grava y rodados) que podrían ser utilizados para la construcción de nuevas carreteras o para el mantenimiento de las existentes.
Debido a la falta de información, el potencial petrolífero de la zona es desconocido; sin embargo, existen estructuras plegadas en los alrededores de Puerto Carlos y una posible estructura domática en el área comprendida dentro de los ríos Heath y Bravo, que deberían ser estudiados en detalle a fin de determinar sus verdaderas posibilidades petrolíferos.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.