21 de marzo de 2017

Terminó la jarana


Oscar Muñiz C.





Esperamos que la lección que está dejando El niño 2017 se aprenda.

El peruano debe entender y aprender sobre el valor de los recursos naturales, especialmente sobre el recurso agua. Debe tomar conciencia que este aprendizaje es un primer paso sobre lo que podría suceder si siguen viviendo como hasta ahora. Deben reconocer la simplonada de vivir siempre dando la espalda a las normas de convivencia elemental. Debe reconocer que la criollada, lo que los peruanos llaman pendejada, es lo más letal para su vida en sociedad, como son los hampones de cuello y corbata en el momento de la reconstrucción.  Exijan de las autoridades eficiencia, porque el camino que falta por recorrer, aunque duro, al final será recompensado. Reconozcamos que todo lo que hemos vivido en estos primeros meses del 2017 no es nada comparado con aquellos peruanos que perdieron la vida. Eso no se debe repetir.

En estos momentos lo importante es tener presente que la experiencia es lo más importante pero no es lo suficiente. Se necesita contar con profesionales capacitados. La experiencia profesional acusa recibo cuando en el mercado profesional peruano hasta los ningunean. Si bien es cierto que la técnica ingenieril es la que mejor premunida se encuentra para afrontar e implementar alternativas  de solución en el campo de los impactos ambientales, otras profesiones tiene mucho que aportar. Es así que no solo es suficiente ser un “gran” conocedor en la técnica “beneficio-costo”, se debe poseer la filosofía de la eficiencia en materia del eco-desarrollo.

De nuestra experiencia, que no es solo académica, constatamos, que en las actuales circunstancias existe una importancia vital de la planificación ambiental, y de las metodologías del monitoreo ambiental. Es aquí donde se sustenta el futuro trabajo multidisciplinario que se exige para solucionar, en gran parte, los problemas dejados por los huaycos y deslizamientos de suelos.


El Perú perdió oportunidades, por falta de una educación de calidad. No solo esto, también perdió por la obsecuencia de los empleadores que solo son reclutadores del “cholo barato”. Que los dos últimos acontecimientos, como son el Fenómeno El Niño 2017 y el caso Odebrecht, dejen las enseñanzas adecuadas para un resurgir del Perú con nuevos atributos.

16 de marzo de 2017

De El Niño 1972 a El Niño 2017


Oscar Muñiz C.


Es evidente que existe un retraso del fenómeno El Niño 2016-2017, ahora denominado “Niño costero”; su aparición es a partir del mes de noviembre y tiene una duración entre cinco a seis meses.

Como es sabido, el calentamiento de las aguas marinas en el litoral costero peruano es el que da origen al fenómeno. Se sabe por historia y evidencias arqueológicas, que dicho fenómeno fue la causa de la desaparición de civilizaciones en el norte peruano, mas específicamente entre los departamentos de Lima y Lambayeque. Asimismo, es la causa de la alteración climática en la mayor parte del territorio peruano, cambios que en muchos casos se presentan con huaicos y deslizamientos, y con la consiguiente alteración de la vida de la población en su conjunto y de la economía en general.

En las ultimas décadas, sin duda, el más feroz fue El Niño 1982, evento que si bien es cierto fue antecedido por el de 1972, de lejos este último no se le compara. En El Niño 1972, la presencia de langostas tuvo un grado de plaga fulminante, ya que hasta se hizo presente en las zonas urbanas como en la ciudad de Sullana provincia al norte de la ciudad de Piura.

Sin lugar a dudas, nadie pudo presagiar  lo que iba a suceder después de diez años, cuando todo el norte peruano colapsaría ante El Niño 1982. La salud de la población fue altamente vulnerable frente a las enfermedades (respiratorias, gastrointestinales, entre otras) siendo la niñez y la población longeva la que sufrió de manera inmisericorde. A esta situación se sumó el colapso de todo el sistema de alcantarillado de la ciudad de Piura; se inundó no solo  la zona rural, como el desierto de Sechura, en el cual hasta se podía ejercer temporalmente la pesca y la agricultura, lo que  fue algo increíble. Se formaron cientos de hectáreas de lagunas en la ciudad de Piura, como consecuencia de las precipitaciones. Hasta en el litoral de Piura las embarcaciones de importante calado fueron arrojadas al litoral de playa, encallando y dejando cuantiosas pérdidas.

Todo el sistema vial colapso. La carretera longitudinal de la Costa, la Panamericana que es la columna vertebral del sistema vial peruano colapso, ni que decir de las vías interprovinciales. Para tener una idea, el viaje entre la ciudad de Talara a Tumbes distante 184 km, en condiciones normales se realiza en 2 horas 30 minutos o máximo en tres horas; en aquella ocasión se realizaba en once horas, y eso que viajaba en una camioneta último modelo de aquel año.

Y así, la furia de la naturaleza no dio tregua. Logro hacerse paso por donde ella normalmente discurre. La falta de previsión, de técnicas de localización y conocimiento real del devenir de los fenómenos naturales contribuyo a incrementar las desgracias. De siempre se supo de la existencia y presencia del fenómeno El Niño, ¿Qué precauciones se tomaron?

Actualmente tenemos que la modernidad vino acompañada del olvido. Transcurrieron 16 años y nuevamente se repiten las escenas, los dramas, las pérdidas de vidas y materiales. En 1998 El Niño fue destructivo pero no como su antecesor el de 1982. Sin embargo su huella dejo. Se esperó el paso del tiempo. 35  años después de aquel dramático fenómeno natural de 1982 y 19 años desde el más cercano de este destructivo fenómeno. Desde aquella época no hay evidencias sustantivas de una prevención mínima, mucho menos de una consideración orgánica en los diferentes niveles de responsabilidad gubernamental y civil. Se llega al desarrollo de El Niño 2017, este con determinadas características que hacen ver la falta de responsabilidad gubernamental en estos últimos 35 años.

No hay forma de evadir la responsabilidad, pues todas las acciones son un simple maquillaje. Puro discurso.  Solo basta ver las condiciones de las viviendas de la mayoría de la población peruana. Es indigna la manera como presenta el progreso y las condiciones de vida de la sociedad peruana. Esta es la oportunidad de quitarse la careta y dar a conocer la real situación de la sociedad peruana.



Fuente - Publicación: Análisis Ambiental del Impacto del Fenómeno “El niño” 1982-1983 en la Región Tumbes-Piura, por Oscar Muñiz Corro. Octubre 1984.

El material fotográfico (originales) pertenece al archivo de Muñiz y Asociados


Destruccion del alcantarillado de la ciudad de Piura 1982


Destruccion Carretera Panamericana entre los departamentos de Piura y Tumbes. 1983


Quebrada "Cola del Alacran" en la ciudad de Sullana. 1983

Destruccion de la infraestructura urbana y recreacional por efecto de los fenomenos geofisicos en la ciudad de Sullana 1983

7 de marzo de 2017

La deforestación en la amazonia


Oscar Muñiz C.






Cuando se generaliza sobre la amazonia se corre el riesgo de ser ligero, mucho más aun cuando se trata sobre la deforestación.

La cuenca del Amazonas es lo suficientemente amplia que abarca a varios países sudamericanos, siendo los más representativos el Perú, como país donde nace el rio Amazonas y Brasil, por su gran extensión geográfica que posee.

La experiencia técnico-científica en el caso peruano estuvo a cargo de la Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales (ONERN), entidad que cubrió su estudio integral y renovado durante treinta años (1962-1992).

Intervenir el bosque húmedo tropical como el de la cuenca del rio Amazonas en el Perú no es nada nuevo, pues hubieron épocas que hasta los aventureros se forjaron su imagen personal en base a su experiencia en dicha área.

Desde que el interés por la amazonia estuvo presente en el imaginario de las personas, la agricultura fue la actividad que como punta de lanza permitió atraer la migración, la cual estuvo apadrinada sin el conocimiento debido, siendo en algunos casos un “caballo de Troya”, principalmente para las costumbres de la población andina peruana, la cual utilizo económicamente los ecosistemas y el medio ambiente  amazónico en desmedro del  mismo bosque.

Sabemos técnica y científicamente que la tasa media de deforestación en la amazonia peruana fue de 6.1 % anual, es decir 31,439 ha/año respecto al área con bosque en 1981, esto en el valle del Huallaga Central y Bajo Mayo (ONERN 1986). Sostuvo la ONERN “En cuanto a  la fertilidad se ha determinado que decrece significativamente en aquellos medios edáficos entre 1.8-2.0 veces más con respecto a los medios arcillosos, de naturaleza vertical, bajo las mismas condiciones de pendiente, entre 25-50 % y con cultivos de maíz. Es concluyente que el cultivo de maíz es altamente extractivo o “agotador del suelo”. Además, los cultivos en laderas empinadas (de vocación forestal), baja cobertura del suelo, alta carga animal, compactación del suelo y erosión hídrica principalmente compromete a la fertilidad” (Estudio Vigilancia Ecológica de la Degradación de las Tierras y Desertificación en el Perú. Monitoreo Ecológico Huallaga Central y Bajo Mayo 1989).

Esta realidad es  diferente a la brasileña. De lo que se conoce,  la deforestación regresa con fuerza en la Amazonia brasileña, impulsada básicamente por el cultivo de la soya. Tan esto es así que en el 2015 la deforestación tuvo un significativo incremento hasta llegar a las 800,000 ha (entre agosto 2015 y julio 2016). En el 2014 fueron 620,000 ha el área deforestada, lo que representa un aumento de 29 %, dato proporcionado por el Instituto Nacional de Investigaciones sobre el Espacio.

En Bolivia la deforestación también se aceleró, siendo esta unas 350,000 ha desde el 2011 (ONG Centro de Documentación e Información Bolivia). Téngase presente que anualmente en la década de 1990 la deforestación fue de 148,000 ha y durante la década del 2000 el promedio de la deforestación fue de 270,000 ha.

Actualmente la tala es a gran escala, tanto en Brasil como en Bolivia, debido a la comercialización de soya. En las áreas de la sabana brasileña, en la región el Cerredo, es donde se registra una deforestación de 130,000 ha entre el 2011 y el 2015. En Bolivia ni siquiera es respetado el acuerdo New York Declaration of Forests, el cual incluye un pacto hacia el 2020 para eliminar la deforestación en favor a  los productos agrícolas, tales como el aceite de palma, soya y productos bovinos.

Stewart Lindsay, vicepresidente de Bunge, compañía comprometida en la deforestación boliviana-brasileña sostuvo, no hace mucho tiempo, que “Una empresa por sí sola no puede resolver este asunto”. En el mismo sentido de opinión está el director ejecutivo de Cargill, Davic MacLennan, otra empresa transnacional.

La tala del bosque húmedo y la limpieza (quema) de tacones del mismo, son acciones iniciales de la intervención del hombre en el bosque, y son responsables de la generación de una décima parte de las emisiones globales que contribuyen al calentamiento global, dato proporcionado por Unión Of Comerme Scientists.

Pero lo más importante es lo que sostiene World Resources Intitute, cuando dice que solo el 15 % de las áreas con bosques en el mundo siguen intactos, el resto fue intervenido (degradado o fragmentado). Al respecto el New York Time sostiene que “Detrás de la deforestación hay una estrategia de las empresas alimentarias multinacionales para conseguir sus productos agrícolas de regiones cada vez más remotas del mundo. Estas áreas usualmente tienen protecciones legales débiles”, y por lo general la migración pobre emerge en estas zonas como ultima tabla de salvación, desarrollando actividades ilícitas .

Por lo pronto, la experiencia peruana en zonas de Selva Alta mantiene como actividad productiva el turismo, lo cual podría constituir un “freno” a la intervención del bosque con fines agrícolas. Bolivia experimenta otra situación, desde que el presidente Morales hizo una prioridad asegurando la “soberanía alimentaria”, sin poder impedir el choque  entre las autoridades legalmente instituidas, como la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra. El reto boliviano hacia el 2025 es despejar 5 millones de hectáreas forestales para convertirlas en áreas de cultivo.

El caso brasileño no es muy distinto al peruano. El Secretario de Cambio Climático y Calidad Medioambiental, Everton Lucero, sostuvo “estamos muy incomodos con las malas noticias de que hubo un aumento de la deforestación. Estamos tomando todas las medidas posibles para revertir esta situación”.

Hasta aquí el problema. Problema que comenzó siendo utilizado por pequeños grupos humanos que emergieron cuando la conquista de la Amazonia se declaró, primero por los agricultores y luego por las grandes empresas agroalimentarias como Cargill o Bunge.

Quien crea que esta situación cambiara, para bien, está totalmente equivocado. Toda la Amazonia fue intervenida por el ser humano, por desgracia sin un ápice de respeto ni conocimiento. Esto es una realidad desde cuando se constato que en la Amazonia se almacenan riquezas y secretos, aunque no conoce su devenir, y no se sabe nada de su funcionamiento. Crean o no lo crean, el destino de la Amazonia se encuentra definido. No se extrañen cuando no quede ni un árbol en pie, salvo que la conservación triunfe para bien.


Lectura adicional




28 de febrero de 2017

Derechos indígenas


Oscar Muñiz C.



El 24 de febrero 2017, se desarrolló en el Congreso de la Republica del Perú, el tema “Casos emblemáticos de afectación a los derechos colectivosindígenas”.




En la indicada reunión se plantearon los problemas de los pueblos indígenas de la amazonia peruana, y se dejó constancia, por parte de los dirigentes,  las penurias e injusticias que sufren cada vez que tienen que defender sus derechos en las instancias del sistema administrativo de justicia peruano, órganos responsables en vigilar  su integridad y patrimonio.

Desde 1992 en que se institucionalizo la liberación económica y hasta el día de hoy que es defendida a capa y espada por tiros y troyanos, las comunidades nativas de la amazonia peruana son objeto de la más vil e indignante agresión, la cual consiste no solo en la expoliación de sus recursos naturales, sino hasta acabar con sus propia vida. Somos testigos de esta brutal agresión que no tiene cuando acabar.

La codicia es el motivo supremo que mueve a nacionales y foráneos, sin importar lo que a su paso elimina. Es hora de la legalización del suelo como propiedad de las comunidades nativas. Esta es una exigencia que no se puede postergar más tiempo.

9 de febrero de 2017

Demandan al Vice Ministerio de Interculturalidad


Oscar Muñiz C.


AIDESEP, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, atraves de su Presidente, demandan  ante el Poder Judicial del Perú Corte Superior de Justicia de Lima, al Viceministerio de Interculturalidad del Ministerio de Cultura, por violación al derecho constitucional de la vida, salud, integridad física, comunidades amazónicas, seguridad, propiedad, protección para los pueblos aislados, entre otros temas.

El Demandante exige que el Ministerio de Cultura acate el Reglamento de la Ley 28736, presentando el estudio previo de reconocimiento de las reservas indígenas de Yavari-Tapiche, Sierra del Divisor Occidental, Napo-Tigre, Yavari-Mirim y Kakataibo, comunidades nativas ubicadas en los departamentos de Loreto, Ucayali y Huánuco.

Grupo etnico Matses o Mayoruna


Asimismo, AIDESEP pide que el Estado cumpla con establecer los mecanismos de protección de los derechos de la población indígena en situación de aislamiento.
DATAPLUS DATE UN SUPPLEMENT, en los últimos años apoyo los derechos de la población nativa, y en esta oportunidad ejercita su apoyo por esta noble causa.



Basede Datos de Pueblos Indigenas u Originarios Matses o Mayoruna (grupo étnico de Peru y Brasil) 

La ciudadanía y el medio ambiente


Oscar Muñiz C.


No hace muchos años y de manera pausada el tema medio ambiente cobro relevancia.

En los años 80 poco o nada significaba el término contaminación ambiental, algo parecido a lo que sucede en la actualidad con el concepto inventario de recursos naturales, que poco o ningún significado tiene.

Tal vez el desapego de la población frente al tema medio ambiental no pase de ser un discurso hueco para la mayora de la población. La educación del poblador medio así lo confirma.

Caminar por los distritos limeños es vergonzoso. Suciedad por doquier, y no nos referimos a distritos marginales de aquellos donde el financiamiento de la limpieza pública es cero a la izquierda. Nos referimos al distrito más emblemático de la capital peruana, el distrito de Santiago de Surco. Distrito con ingentes ingresos, con la clase media y alta más significativa del departamento, pero con la educación y cultura cívica por los suelos. Sino, fíjense en estos dos parques, el parque central La Capullana y el parque Los Vicus. Téngase presente que en el año 2014 existían en el distrito de Surco 132 parques, distribuidos en 8 sectores, que de la noche a la mañana fueron invadidos en su mayoría por perros con sus amos alados.

Parque La Capullana


Parque Vicus


Mención especial es el mercado número 2 del distrito de Surquillo, el cual para nuestra sorpresa sufrió una remodelación total, sin embargo el desorden, la falta de salubridad es evidente.

Mercado N° 2-Surquillo


En ambos casos es la población la responsable de esta situación. Vaya uno a saber, porque el poblador carece del mínimo de respeto y de limpieza.


Si Usted tiene alguna explicación al respecto háganosla conocer, estaremos muy agradecidos.         

31 de enero de 2017

Clima loco o loco clima


Oscar Muñiz C.


Lima enfrenta una ola de calor que alcanzo en los últimos días los 31° C, con poco viento y con eventos característicos de la época de verano como el fenómeno El Niño –retrasado-, los deslizamientos, huaicos y otros.

Es evidente que el fenómeno El Niño tiene su inicio en los meses de setiembre-octubre, y se prolonga hasta el primer trimestre del siguiente año. En esta oportunidad el incremento de  la temperatura no se registraron en las fechas habituales y su retraso es evidente. Por esta razón algunos se esmeran en dar ciertas explicaciones frente al tardío aumento de la temperatura pero de contrabando hacen propaganda a la privatización del agua, como si fuese un asunto de recién data, cuando esta propuesta viene rondando a más de un interesado desde inicios de 1990 cuando Alberto Fujimori Fujimori, hoy preso en una cárcel de Lima, proponía este negocio por medio de uno de sus adláteres el ex ministro de agricultura Absalón Vázquez Villanueva.

Pero el fenómeno El Niño no solo tiene una característica, también cuando se presenta se incrementa la temperatura de las aguas del Océano Pacifico frente a la costa peruana, como también la desaparición de ciertas especies pelágicas. Respecto a este punto se puede verificar que la extracción de anchoveta al mes de diciembre 2016 se incrementó en 40.5 %, dejando la actividad pesquera una utilidad de más de mil millones de dólares.

El Niño 2016-2017 es de poca intensidad, es atípico. De ahí atribuir su alteración al cambio climático es una exageración, es un apresuramiento que algunos lo fundamentan por intereses siempre ligados a la privatización del agua.

En esta fecha simultáneamente se han dado otros fenómenos  como los deslizamientos o huaicos, y una que otra alteración en el mar del Callao y Chimbote, en este último puerto por haber sido epicentro de un movimiento telúrico de 5° Richter.






Habría que tener presente que por su ubicación geográfica el Perú intrínsecamente estará expuesto a la ocurrencia de fenómenos morfodinámicos (huaycos con graves efectos en las cuencas de los ros Santa, Rímac y Pisco; deslizamientos en zonas deforestadas de Selva Alta y en valles encajonados de la región andina; aluviones en la Cordillera Blanca; inundaciones en las riberas de los ríos Huallaga, Ucayali, Marañón, Amazonas, Tumbes, Piura, Santa, Chancay, Rímac, Cañete;  movimientos de arenas eólicas en los departamento de Piura, Lambayeque, Ica, Arequipa; fenómenos geodinamicos internos (sismos con mayor incidencia en Tumbes, Lima, Moyobamba, Chimbote, Huaras y Arequipa; maremotos en Chimbote, Casma, Callao, Pisco e Ica); y fenómenos climáticos (heladas en Junín, Cusco y Puno; sequias en las zonas altoandinas de Puno, Cusco, Huancavelica, Apurímac, Ayacucho, Arequipa, Lambayeque y La Libertad; y el Fenómeno El Niño, principalmente  en los departamentos de Tumbes, Piura y Lambayeque).

Se debe entender que en algunos años la presencia del fenómeno El Niño es devastador como el de 1982-1983 y en otros años no, lo que significa que todos los años se repite este evento  pero no con la misma intensidad. Existen temporadas en que los fenómenos morfodinámicos no son tan intensos y otros años son todo lo contrario. Sin embargo existen tiempos en que los tres tipos de fenómenos  los morfodinámicos, la sequía y el fenómeno El Niño se producen en el Perú, como el evento de 1986.

25 de enero de 2017


Oscar Muñiz C.


En un twitt, Gisella Orjeda (@gorjeda) dijo: “Sería bueno informen estado  de conversaciones c/Bioversity q llevarían colección a Leuven. Crio preservación puede hacerse acá. Estamos atentos twitter.com/cipotato/statu… 6:15_25 ene. 2017".

Buscando información surge lo siguiente: “En respuesta a la información incorrecta difundida por la Universidad de Leuven (Bélgica) con relación a la colección de papa que se encuentra bajo custodia del Centro Internacional de la Papa (CIP), se aclara lo siguiente:



“El CIP no ha enviado ninguna accesión de la colección de papa para duplicado de seguridad a las instalaciones de esta universidad”

Dicho comunicado prosigue con la explicación… Leer


El origen de este asunto es el twitt de @gorjeda, que a lectores ocasionales podría desorientar, por decir lo menos. Sería bueno que la autora del twitt aclarase su información, lo mismo que la universidad belga.

10 de enero de 2017

Drogas y algo más


Oscar Muñiz C.


La producción y consumo de cocaína en los últimos treinta y cinco años tiene un notorio repunte. En el Perú se extendió de manera silenciosa y marginal. En la actualidad la labor de comercialización se hace atraves de los llamados “paqueteros”. En muchos casos son los clanes familiares los que comercializan la pasta básica de cocaína y el clorhidrato de cocaína. Casi siempre los narcotraficantes se encuentran en el anonimato o simplemente son poco nombrados.

El clorhidrato de cocaína se encuentra legalizado en el Perú para uso personal. Su comercialización es lo prohibido.

El Art. 299 del código penal del Perú indica la posesión no punible de drogas para el consumo personal. La cantidad es que no exceda de cinco gramos de pasta básica de cocaína, dos gramos de clorhidrato de cocaína, ocho gramos de marihuana o dos gramos de sus derivados, un gramo de látex de opio o dos cientos miligramos de sus derivados. Se excluye la posesión de dos o más tipos de drogas.

   

Algunos de los titulares periodísticos que denotaban la efervescencia mediática de los años 1980 cuando trataban el problema del narcotráfico, la producción de cocaína o sobre las plantaciones de hoja de coca en el Perú, fue el claro reflejo de la situación de sorpresa en que se encontraban los políticos y los no tanto.

Estos son algunos titulares periodísticos de la época: Meese (1)  propone crear una fuerza multinacional contra el narcotráfico. Confirman que narcos ayudaron a la “Contra”. Cuarenta países  armonizan leyes  para combatir el narcotráfico. Plan de Reforestación Jenaro Herrera en Loreto: Proyecto que es una esperanza para la amazonia. Dice Meese, EE.UU. ampliará su ayuda económica a Perú para lucha antidroga. Narcos espiaron conversaciones de Belisario Betancur. Informe ONU: Hay maridaje de Sendero y narcotráfico. Bogotá: teléfono presidencial fue interferido por “narcos”.

Este es un ejemplo de la manera en que se informaba al público sobre los acontecimientos relacionados con el narcotráfico. Podría argumentarse que solo eran los pasquines de la época los que se encargaban de publicar este tipo de noticias, y que a la larga terminaría siendo ridiculizada como exageraciones; sin embargo hasta el “decano” de la prensa peruana informaba no solo en su sección ECOLOGIA, también en sus primeras planas a doble columna, como si fuera un caso anecdótico la interceptación telefónica al ex presidente colombiano Belisario Betancur (2).

No solo la manera periodística era el conducto cotidiano para informar, también existía información más elaborada. Sobre el tema, existía un manifiesto interés por los organismos de investigación social, económica y ecológica. No pocas publicaciones  de carácter informativa discurrían por el medio, pues hasta entidades que publicaban regularmente acontecimientos de carácter académico se sumaban con énfasis en la historia, en los usos o en los aspectos culturales tanto de la hoja de coca como sobre creencia ancestrales, mitos y demás expresiones socio-culturales. Al respecto, entre el 08 y el 14 de noviembre de 1985, dentro de las actividades programadas en la investigación socioeconómica del proyecto Vigilancia Ecológica de la Degradación de las Tierras y Desertificación en el Perú,  Monitoreo Ecológico, Huallaga –Central y Bajo Mayo 1985-1988 (Auspiciado y Financiado por el Programa del Golfo Árabe para las Organizaciones de las Naciones Unidas para  el Desarrollo AGFUND – Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente PNUMA – Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales ONERN) se efectuó el primer sondeo socioeconómico en la zona de Tarapoto-Morales-Shilcayo-Rumisapa-Cuñumbuque-Cacatachi, realizado por el economista y especialista en planificación ambiental Oscar Muñiz Corro.

Cuando Edwin Meese visito Bogotá en abril de 1988, luego de una reunión con el presidente Virgilio Barco, sostuvo que la creación de una fuerza multinacional para combatir el narcotráfico era una posibilidad  a largo plazo. Hoy después de 30 años las bases norteamericanas pululan en Colombia, aunque Meese subrayaba en aquella época que “El gobierno colombiano no nos ha pedido ayuda militar y jamás consideramos enviar soldados norteamericanos aquí sino hay una solicitud expresa de Colombia”.

Así se expresaba el procurador general de EUA después de reunirse con el presidente Barco y el ministro de justicia Enrique Low Murtra, después de haber  hablado sobre el compromiso mutuo en la lucha contra la droga. También rechazo la posibilidad de legalizar la droga como una manera de solución al problema.

Días después Edwin Meese llegaría a Lima-Perú, con el propósito de ampliar la ayuda económica al Perú para la lucha antidroga. Esta ayuda llegaría hasta los US$ 70 millones. El compromiso al que se refirió Meese, fue el trabajo con Alan García Pérez, que  por aquel entonces era presidente  del Perú (1988).

En aquella época el jefe de la Oficina de Control de Drogas (DEA)  John C. Lawn, puntualizo sobre un ingreso anual a EUA de 80 TM de clorhidrato de cocaína que procedía de Perú-Colombia-Bolivia. A su vez, Meese informo que en su reunión con el ministro peruano del Interior, Dr. José Barsallo Burga, planteo la posibilidad de la utilización de herbicidas  para erradicar los cultivos de coca, asunto que no prospero por la gran oposición, inclusive oposición de los organismos estatales relacionados con los estudios de los recursos naturales y el medio ambiente.

En setiembre de 1988, la ciudad de Lima se reunieron representantes de 40 países de América Latina, el Caribe, Europa y EUA, reunión que tenía como propósito formular acciones para combatir el tráfico de drogas, y auspiciada  por la Organización de las Naciones Unidas. En esta reunión que buscaba armonizar  las legislaciones de los países productores y consumidores de drogas, como también la posibilidad de confiscar los bienes de los narcotraficantes y su extradición.

Un hecho insólito, aunque hoy muy frecuente, fue el espionaje telefónico (abril de 1988) al presidente Belisario Betancur, así también como las amenazas de muerte, acto que fuera reivindicado por el narcotraficante colombiano Pablo Escobar, jefe del cartel de Medellín.

En este ambiente producto de los acontecimientos más increíbles, por decir lo menos, la Organización de las Naciones Unidas, advertía de un “maridaje” entre Sendero Luminoso, grupo guerrillero peruano liderado por Abimael Guzmán Reinoso, hoy preso en Lima.

Al respecto el senador peruano Enrique Bernales, relator de la tercera comisión sobre mercenarios, sostuvo que habiendo más de 100 mil hectáreas de cultivo de coca en el Perú, Sendero Luminoso controlaba al campesinado, cobrándole una comisión en las transacciones  que realizaba con los narcotraficantes.

Por aquella época 1988, el Perú viva años terribles, y quien mejor para recordar esa situación que el dirigente de izquierda, el senador Bernales.  Así sintetizaba la situación en aquella época: “De manera realista los senderistas muertos en ocho años  son unos tres mil y en consecuencia no hay más de cinco mil hombres que movilizan actualmente Sendero Luminoso. Sin temor a exagerar, el Perú está viviendo la más grave crisis desde su independencia en la que confluyen tres elementos. En primer lugar la violencia generalizada, en segundo lugar el agotamiento del modelo de Estado, que con variaciones de un gobierno a otro funciona en Perú desde los años 30 en adelante. Y el tercer factor es el fracaso en el manejo de la economía del país”.

El año anterior 1987, el senador de izquierda Carlos Malpica sustentaba, que con el pretexto de combatir el narcoterrorismo estaban eliminando a los dirigentes del pueblo. Argumento diferente al del senador Bernales, siendo ambos de izquierda. Asimismo, el diputado de izquierda Tani Valer fue tajante al criticar y rechazar el apoyo logístico de la Drug Enforcement Agency (DEA) en el Alto Huallaga. Aun mas, proponían la alternativa que “EUA compre la producción de hoja de coca y haga con ella lo que estime conveniente” (sic), y solamente el Perú aceptaría la asistencia extranjera para la persecución  de los delincuentes que tengan a su cargo los laboratorios de cocaína. El peligro que esgrimían los defensores de esta alternativa era porque la Secretaria de Estado de Justicia de los EUA pretendía implementar un plan de penetración militar en el Perú con el pretexto de combatir el narcotráfico.       

Otro hecho singular que se producía por el mes de julio de 1987 en la lucha contra Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), era según versiones,  que ex soldados estadounidenses, ex combatientes de la guerra de Vietnam (mercenarios), participaban en la guerra contra subversiva en el Alto Huallaga, en el operativo “Cóndor VI”. Esta versión fue descartada por la Drug Enforcement Agency (DEA). Los informantes aseguraban que la relación senderista –narcos era de una coexistencia sin una alianza explicita. Sin embargo era evidente  el control que tenía Sendero Luminoso en la región de Tocache. Esta versión fue desmentida por  quien fuera diputada por el departamento de San Martin, la acciopopulista Blanca Rocha.

Por aquel año de 1987 las reuniones, el interés y visión sobre el problema cocalero era sin lugar a dudas, un quehacer sin metas ni horizonte, no había la noción más elemental a lo que los peruanos se enfrentaban. Sin duda que el aspecto del financiamiento de las actividades contra la producción de la hoja de coca estaban en pañales tanto en el aspecto tecnológico como en cuanto a la formación de los responsables de los informes técnicos. Solo se concretizaba el trabajo técnico a un levantamiento cartográfico de la ubicación de los cocales, hecho que hasta el día de hoy se repite.

En este sentido fue el canciller boliviano y presidente de la comisión de trabajo de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas Guillermo Bedregal Gutiérrez, quien sostuvo que Gran Bretaña, Finlandia, Francia, Italia, España, Alemania Occidental y EUA, habían respondido positivamente a la petición de Bolivia de hacer un esfuerzo internacional (3) para reducir la producción (4) y el tráfico de cocaína. Todo un discurso.

El 13 de julio de 1987, Carlos Maravi Gutarra, director del diario La República de Lima-Perú, sostenía “La Cámara de Representantes de los EUA había aprobado una asignación de US$ 1,800 millones para el programa contra el uso y el tráfico de drogas. El Senado redujo esta cifra a US$ 1,400 millones… la situación no es nada alentadora cuando más de 20 millones de estadounidenses consumen marihuana por lo menos una vez al mes; más de 4 millones de personas consumen cocaína, y medio millón son adictos a la heroína”. Para reducir estas cifras el presupuesto federal destinaba en 1984 un total de US$ 1,439 millones y al año siguiente US$ 1,474 millones, montos destinados al apoyo de los consumidores de drogas en los EUA. El gobierno federal estimaba que el gasto por los usuarios solo en EUA era de US$ 4,000 millones anual en heroína, unos US$ 18,000 millones en cocaína y unos US$ 14,000 millones en marihuana. Los comercializadores obtenían una ganancia  estimada en 200 % para la cocaína y marihuana, y de 900 % para la heroína.

Frente a esta realidad, se celebraba en Viena la cita mundial sobre las drogas, donde el Dr. Javier Pérez de Cuellar subrayaba que el narcotráfico podría llegar a amenazar la seguridad de las naciones. El secretario general de la Naciones Unidas no estuvo desenfocado al decir semejante verdad, pues Colombia no fue la única nación latinoamericana que sufrió el azote del narcotráfico, hoy lo padece México.

También es cierto que por aquella época, corrían los años del primer gobierno de Alan García Pérez,  el cual proponía la privatización de la Empresa Nacional de la Coca (ENACO), empresa que tenía a cargo la custodia y la comercialización de la producción de hoja de coca. No se podía desoír la propuesta de un premio Nobel de economía como era Milton Friedman, quien proponía la liberalización del consumo de la cocaína. Un ministro (5) en la época del primer gobierno de Alan García Pérez dijo  que este tenía un pensamiento tradicional respecto al problema de la drogas.

En medio de esta confusión de opiniones los narcotraficantes y terroristas hacían de las suyas. Hasta se dieron el lujo de salir y entrar lealmente del país después de prolongados viajes al exterior.

Para julio de 1987 en el Alto Huallaga existían 91 aeropuertos utilizados para movilizar  la coca. Estas pistas eran de uso para las avionetas  provenientes de Leticia-Colombia en las que se transportaban los cargamentos de dólares para la compra de la pasta lavada. Esta mercancía regresaba a la frontera Perú-Colombia donde en laboratorios totalmente equipados la transformaban en cocaína. Obtenida la cocaína, esta era transportada a Guajira, costa atlántica de Colombia donde era trasladada a vehículos que la transportaban por mar o aire hacia los Cayos de Florida, alrededores de Miami y a la frontera entre México y EUA (limite Arizona-Sonora).

Esta es la ruta que se constituyó en objetivo de las fuerzas policiales peruanas con la ayuda de los asesores estadounidenses.

A mediados de Julio de 1987 las autoridades peruanas lograron reposicionarse en Tocache. Esta zona era contralada por Sendero Luminoso y por los más poderosos narcotraficantes de la zona. Sendero Luminoso controlaba en su totalidad toda el área, siendo Abimael Guzmán Reinoso el que gobernaba atraves de un comité de administración y economía popular, el cual se encargaba del cobro de los servicios de agua, electricidad, baja policía, siendo a su vez el ente que registraba los nacimientos y las defunciones.

Esta comprobado que los cultivos de hoja de coca germinan en cualquier tipo de suelo, incluidos los que presentan una mayor acides. Otra característica del uso del suelo  son aquellas que se encuentran en pendientes y por lo general en tierras de protección. Lo señalado es una realidad en la zona de selva alta de la amazonia peruana.

En 1989 ya se conocía que la floresta amazónica tenía una superficie de 7’000,000 km2. Para esa fecha se sabía que unos 27,000 km2 de bosque eran incinerados (roso del bosque) para conseguir madera, incorporando parte de esta superficie a la agricultura y como no al cultivo de hoja de coca y otros. Por ejemplo, considerando la especie de madera caoba, esta aumenta en 10 veces su precio desde que es trasladada hacia el aserradero, y en más de 15 veces su precio para cuando llega a las fábricas donde se elaboran los muebles o cuando son exportados.

En la amazonia brasileña cada año se incineraban 5,200 has de bosque virgen con el fin de producir un millón de toneladas anuales de carbón vegetal para empresas que producían hierro fundido. Esta práctica hizo que en 1989 el 20 % de la amazonia de ese país había sido desboscada de vegetación, lo que equivale aproximadamente a unos 500,000 km2.

En el Perú la tasa media de deforestación fue de 6.1 % anuales, lo que equivalía a 31,439 has/año (1988). Sin embargo en 1980 el registro oficial del sembrío de la hoja de coca era de 17,862 has localizados en trece departamentos. Por aquel año, en la región centro oriental se producía el 27 % de la producción cocalera que se dedicaba al narcotráfico. En el valle del Urubamba (Cusco) se producía el 50 % de toda la producción de la región sur de Perú.

Después de ocho años, en 1988, la extensión cultivada con hoja de coca en Perú fue de 380,000 has, habiendo entre 3 y 6 cosechas al año. Curioso es que cada zona geográfica del Perú estaba catalogada para producir un tipo de hoja de coca, de acuerdo a su riqueza alcaloidea. En el sur se utilizaba la variedad “LAMBRAM” con 1.5 a 1.1 gr % de riqueza alcaloidea; la del centro oriental del Perú “MOLLECOCA” con 0.98 a 0.869 gr %; “FUSIFORME” 0.76 gr % y “OVOIDE” 0.63 gr %. Las variedades de coca en la zona del Marañón, al norte de Perú, era la “TUPA o “TRUXILLENSE” (Trujillana) con 0.66 a 0.70 gr %. Para 1988 existían más de 425,000 has sembradas con hoja de coca, siendo su rendimiento de 958 kg/ha, lo cual daba una producción de coca de 404,320 TM por cosecha, que producían en promedio unas 6,148 TM de cocaína. Desde 1990 el cultivo de la hoja de coca se incrementó a 533,872 has, superficie que producía 785,647 TM de hojas de coca, de las cuales se obtenían 7,711 TM de cocaína por cosecha.

En medio de todo esto, los EUA proporcionaban en ayuda al Perú un total de US$ 41.4 millones destinados para la asistencia militar y ayuda a la policía. La Agencia Antidrogas (DEA) reconocía que no existía cultivo capaz de reemplazar rentablemente al cultivo  de la hoja de coca. El otro hecho fue que entre los senderistas y los narcotraficantes existía una relación consolidada de ayuda mutua; Sendero Luminoso controlaba las pistas de aterrizaje cobrando una tarifa de US$ 10,000 por avioneta que aterrizaba, y los narcotraficantes cancelaban el importe. Habían hasta cinco avionetas por día que acarreaban aproximadamente unas 2 TM de pasta básica de cocaína.

En medio de todo esto la administración de G.W. Bush, asigno US$ 7,900 millones para la lucha contra las drogas en los EUA. Por otro lado, la suma que debía ser gastada entre Bolivia-Colombia-Perú totalizaba unos US$ 101 millones, destinándose este presupuesto para la erradicación de los cultivos (45 %), para la interdicción (35 %) y para la sustitución de cultivos y asistencia para el desarrollo (3.6 %).

Estas decisiones daban la espalda  a la realidad, no solo de los países productores sino también de los países consumidores de cocaína. Ayudaban a senderizar y cocalizar la política y la economía, no solo en el caso peruano, y fomentar la existencia de los carteles colombianos como una suerte de maldición.

Sobre esta perspectiva, sin una visión concreta de encontrar un final auspicioso para el Perú, el jurista Diego García Sayán manifestaba que  había una política orientada a proporcionar alternativas a los productores cocaleros en torno a los cuales gira hoy la vida de un millón de personas. Hasta el día de hoy la situación no cambia, si tomamos en cuenta que ya pasaron 27 años.

Roberto Sacrustegui, sostuvo hace treinta años que las muertes ocurridas en Chota-Cajamarca-Perú, por el enfrentamiento entre los campesinos con la policía pusieron sobre la mesa la discusión del problema de los “ronderos”, porque estos podrían haber tenido lazos con Sendero Luminoso, mientras que en Tocache los narcos colombianos y peruanos aliados con los terroristas se enfrentaban a las rondas campesinas. Esto no era más que la alianza entre los narcos y terroristas.

En la actualidad después de haber diezmado las fuerzas terroristas del MRTA y de Sendero Luminoso, solo queda en la zona del VRAEM grupos de narcos que hacen de las suyas, corrompiendo inclusive a los miembros de las fuerzas armadas, y asesinando a valerosos policías.

Nancy Reagan, sostuvo muy inteligentemente que la mejor manera de combatir al narcotráfico no es bombardeando y quemando los cultivos, porque de esta manera se ahonda el poder de perjudicar  al campesino; lo que se debería hacer, decía Nancy Reagan, es enfrentar el problema desde una óptica social de prevención del consumo más que de represión del productor. Esta sería otra opción frente al problema del uso de las drogas, incentivar la educación preventiva.

Estados Unidos de Norteamérica, vivió un real acontecimiento durante la vigencia de la Ley Nacional de Prohibición del Alcohol (1920). En aquella época era director de impuestos Daniel C. Roper, quien para defender  la utilidad de la ley dijo: “La Ley de Prohibición será considerablemente violada al principio y después solo un poco; pero, en términos generales, se la respetara y su resultado final será una nación abstemia”. Este personaje no estaba solo en sus creencias. Andrew Volstead, diputado que presento la Ley a la Cámara de Representantes sentencio diciendo “Se cerraran para siempre las puertas del infierno”.

En 1933 el Congreso estadounidense desestimo la ley, pues el índice de muertes por alcoholismo se había incrementado de 1 por 100,000 en 1920 a 3.9 por 100,000 en 1926. El número de presos se había incrementado de 32.3 por 100,000 en 1910 a 41.8 en 1926; el contrabando de alcohol se duplicaba en valor cada dos años; el deceso de personas por enfrentamientos por la lucha contra el tráfico de alcohol era de 21 personas; millones de personas trabajaban al margen de la ley; por cada bar legal que cerraba, nacían tres tabernas clandestinas; en 1917 estaban autorizadas 507 destilerías que fueron reemplazadas por cientos de alambiques ilegales, habiendo sido clausurados 21,541 alambiques en 1931. Había nacido una poderosa mafia que hasta la fecha opera en ese país.

Como dato curioso, el consumo de licor no aumento, en 1919 este fue de 0.97 galones por persona, cantidad igual a la de 1934. Lo que se incremento fue el consumo de alcohol de baja calidad que en 1928 en las ciudades de Nueva York produjo 34 muertes y entre 1925-1929 mato a 4 de cada 100,000 personas.

La prohibición permaneció vigente durante 13 años, hasta que el presidente Herbert Hoover, quien apoyo la ley, sostuvo en 1932 que la prohibición había conducido muy cerca de convertir a la Constitución en letra muerta.

En estos tiempos postmodernos las opiniones respecto a la cocaína son muy variadas, aunque existe la costumbre, creemos por ignorancia, de generalizar sobre el asunto cuando se habla de DROGAS, utilizando este término como si todas fuesen iguales, olvidando que las hay de las que socialmente son aceptadas como el café y el alcohol.

Todos los modelos que fueran utilizados en los últimos cincuenta años para frenar tanto la producción, el consumo y la comercialización de drogas es un rotundo fracaso. Téngase presente que solamente en Italia para encarcelar a unos 200,000 aficionados a las drogas tendrían que multiplicar por cinco su capacidad carcelaria. Y si nos remitimos a las cifras reales, más de 40 millones de consumidores de droga desembolsan por año unos US$ 300,000 millones para comprar variedad de productos psicotrópicos.

Al respecto Sir Geoffrey Wilson, es bastante claro cuando dijo “La sociedad está pagando un elevado precio por una política que manifiestamente no funciona”. Lloyd D. Johnston, psicólogo de la Universidad de Michigan se sumó a esta visión diciendo “La reducción de la oferta ha sido un fracaso total; el mercado de la cocaína nunca ha sido mayor, el precio jamás había estado tan bajo y la droga es más pura que antes”. Lo cierto es que hasta el día de hoy los que políticamente gobiernan no se ponen de acuerdo si este es un problema de salud pública o un problema jurídico y penal o un problema de carácter psicológico social.

Queremos resaltar la gran incidencia que tienen las “leyes” de la economía, pues países subdesarrollados como el Perú ha encontrado un mercado necesitado de este tipo de productos, a falta de solución del problema social a la falta de trabajo esta es una gran alternativa.

En octubre de 1988, la Señora Nancy Reagan, esposa del difunto presidente Ronald Reagan, ante el Comité de las Naciones Unidas sostuvo: “No voy a culpar a otros países por el problema de la droga en Estados Unidos… Es mucho más fácil para Estados Unidos poner la mira en las plantaciones de coca que cultivan trecientos mil campesinos peruanos, que encerrar al distribuidor que podemos encontrar en las esquinas de nuestras ciudades”.

Actualmente en el Perú los grupos terroristas han sido prácticamente erradicados, la aparición de un caso es asunto aislado. La sociedad peruana conoce este problema porque durante décadas vivió junto a ella.

El narcotráfico tiene un repunte lo bastante localizado como para soslayarlo. Su intromisión en la vida cotidiana nacional aliada con el silencio y la aparición de otros problemas sociales y económicos han corrompido la base institucional encargada de la seguridad nacional.

El VRAEM, nombre abreviado de los valles de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, es una área que desde el 2007 fue zona de alta pobreza, a donde la actividad del narcotráfico se trasladó luego de haber operado en el Alto Huallaga.


DEPARTAMENTOS, PROVINCIAS Y DISTRITOS EN EL VRAEM


DEPARTAMENTO
PROVINCIA
DISTRITO
Ayacucho
Huanta
Ayahuanco, Llochegua, Sivia, Santillana, Huanta

La Mar
Ayna, Santa Rosa, San Miguel, Anco, Samugari, Chunqui
Huancavelica
Tayacaja
Surcubamba, Huachocolpa, Tintay, Puncu, Colcabamba
Cusco
La Convención
Kimbiri, Pichari, Vilcabamba
Junín
Satipo
Masamari, San Martin de Pangoa, Rio Tambo

Huancayo
Santo Domingo de Acobamba, Pariahuanca
Muñiz & Asociados


Alberto Fujimori Fujimori, quien en su gobierno de una década (1990-2000) no pudo ni siquiera controlar el narcotráfico pero si lo estimulo indirectamente, subió a un jet fletado por el primer ministro japonés. Más arrugado y viejo. Con el estómago vacío y con su sonrisita estúpida de siempre. Por fin iba a ser hombre para enfrentar  la justicia peruana sin la cobardía que lo caracteriza.

Sentado en su butaca de cuero y atendido como un príncipe, solicita que le alcancen un vaso con jugo de naranja, mientras que el jet inicia el decolaje. Mientras tanto piensa en su situación, hace un recorrido mental de estos seis años que estuvo fuera del Perú, su segundo país. Volverá a ver una vez más la geografía peruana desde la estratosfera, después de todo, piensa el, que hasta el día que se muera será el centro de la atención peruana y mundial. Su ego es tan amorfo que surge en sus recuerdos cada uno de los episodios más gloriosos que protagonizo entre el 28 de julio de 1990 y el 28 de julio del 2000.

Por fin se reencuentra con Lima, ciudad húmeda, nublada y mal oliente, llena de mendigos, narcos, fumones  y rateros. Por fin se volverá a ver con los suyos, sus familiares, correligionarios, ayayeros, dueños de bancos, militares, arzobispos y Montesinos.

Termina su jugo de naranja, se pone de pie y se dirige al baño. Cuando sale se le nota su tés demacrada, la comisura de los labios están más pronunciadas, su delgadez es patética. El traje que usa envuelve a un tipo con anorexia pero siempre esgrimiendo esa mirada fría y calculadora que solo las almas más desprovistas de humanidad esgrimen, es como esos criminales que se encuentran presos en las entrañas de su desgracia.

Solicita el dato de cuanto falta para llegar a su destino, el aeropuerto Jorge Chávez. La claustrofobia lo invade. Se vuelve a sentar en su butaca y pide que le alcancen un teléfono, pero este requerimiento no es atendido. En medio de sus cachivaches encuentra una lapicera, toma un papel cualquiera y escribe una nota para su hija Keiko, congresista elegida en las ultimas elecciones del 2006: “Reúnete con tus hermanos, tío, correligionarios y congresistas de nuestra bancada para evitar mi ingreso a la carceleta del Palacio de Justicia”. Forma escueta de pedir auxilio de un ex gobernante práctico y ejecutivo, pero ausente  de la actitud del líder por las causas nobles y dignas.


  
(1)     Meese Edwin, procurador general de los Estados Unidos de Norteamérica
(2)     Betancur Belisario, ex presidente de Colombia 1982-1986
(3)     Según Bedregal Gutiérrez, la erradicación de los cultivos de hoja de coca para detener el narcotráfico era prioritario cuando se bajara el precio de la coca. Esta baja del precio de la hoja de coca  se daría cuando se destruyeran las refinerías, arrestando a los narcotraficantes y proporcionando a los campesinos agricultores fuentes alternativas de ingresos. Téngase en cuenta que solo se requería US$ 130 millones.
(4)     Bolivia suministraba el 50 % de la cocaína mundial. 

(5)     Cesar Vázquez Bazán, ex ministro de economía y finanzas.

29 de diciembre de 2016

2017


Oscar Muñiz C.


Esto son algunos eventos de mayor relevancia que creemos que tendrán un gran impacto en el 2017.

La conmemoración de la abdicación del Zar Nicolás II, definitivamente será un hito no solamente en Rusia, lo mismo será el recuerdo de la subida al poder de los bolcheviques, poniéndole fin a la monarquía rusa. Tampoco debemos olvidar el inicio del  final de la I Guerra Mundial, lo mismo que la finalización de la revolución mexicana (05 de febrero 1917).

Recordemos que la economía como tal recién hacia sus primeras apariciones con seriedad en 1917, mientras que la política era la acción que le marcaba el paso. No importaba las opiniones de las colonias. Las culturas nativas de los países recién formados en republicas seguían en la lucha por conformarse en países libres.

Recordemos que las hordas terroristas actuales son el lánguido suspiro de la fuerza ideológica de liberación que estuvo comprimida bajo la fuerza del intervencionismo político-militar. Hoy en día, América Latina muestra una nueva manera de reivindicación política, habiendo desistido del uso pendular en política, y siendo la reivindicación económica el estandarte de su lucha, aunque diste aun de coronar con justicia su propósito.

En otras latitudes como es el caso de Vietnam o Camboya, el vuelco político-económico es visible, después de haberse confrontado durante años con el poderoso de los poderosos en las décadas 1960-1970. No es así el caso Irak, Irán o Siria, donde este último país es el lugar geopolítico militar de la conjunción terrorista y el absolutismo político. El petróleo seguirá siendo el botín de guerra.

La guerra en Siria lleva desarrollándose en los seis últimos años. Se produjeron más de 300 mil muertes. En el 2016 existian 4.8 millones de refugiados en países vecinos, uno de ellos es Turquía, hasta donde se desplazaron 2.8 millones de sirios. Las condiciones de sobrevivencia para miles de ellos son extremas, por ello, parte de la mano de obra barata sirve para confeccionar  prendas exclusivas de marca, las cuales ingresan no solo al mercado de la UE. Siria, antes del inicio de la guerra, contaba con 22 millones de habitantes; en la actualidad, después de seis años de guerra no llega a los 17 millones de habitantes.

Otro hecho de importancia es el efecto Trump. Este personaje será capaz de rememorar la época Reagan-Thatcher, aunque esta será la era Trump-May. Aquí no queda la cosa. Trump está opuesto a la Asociación Transpacífica y exige cambios en el Nafta, blandiendo su amenaza a China: imponerle aranceles punitivos de 45 % a los bienes chinos. Trump, sigue sosteniendo que el cambio climático es un engaño inventado por China, para que los fabricantes estadounidenses no sean competitivos; amenaza con cancelar el acuerdo climático de Paris, dejando de lado que este acuerdo fue firmado conjuntamente por EUA y China.

Contra Irán, Trump pretende impedirle la obtención de armas nucleares, aunque las desarrollaría conjuntamente con Japón y Corea del Sur.

Trump, deja el tema de Salud, inmigración y política fiscal como temas relacionados con la política interna estadounidense.

Pero en un mundo menos sofisticado el tema se centra entre aquellos que dicen liderar la transparencia y luchar contra el hampa. Debemos tener presente que un malhechor no es cándido, ya que no proporciona información sobre sus andanzas. El “dato”, por lo general, se encuentra en un punto entre el hampón y los defensores de la transparencia.

El hampa es, por lo general, un ente anónimo que reserva con celo información de su quehacer diario u ocupación. Pero en este mundo todo se sabe tarde o temprano, mucho más cuando estos grupos se vinculan para realizar su “trabajo”. También es el caso de los denominados corruptos, esos de cuello y corbata, los denominados “hampa blanca” estilo Odebrecht y los integrrantes del denominado caso Los papeles de Panamá.

Hoy más que nunca, este “trabajo” es diversificado y está muy extendido en todas las sociedades. Justamente porque es sencillo de realizar y requiere de una inversión mínima, tanto en tiempo como en dinero. No requiere de muchos aparejos, más bien requiere de mucho ingenio, audacia, y en algunos casos frialdad y temple.

En conclusión, para el 2017 son estos atavíos los que nos harán la vida imposible.

Recuerde que la economía estará monitorizada y en segundo plano. Toda ella seguirá igual.


¡FELIZ AÑO 2017!